TV EN VIVO

miércoles, 17 de julio de 2019

TAIWAN: El arte de la provocación

Para nadie es un secreto que Taiwán (aquella marioneta estadounidense ubicada en el Mar Meridional de China) esta jugando con fuego al prestarse a las sucias maniobras emprendidas por los EE.UU. contra China. Como sabéis, Washington planea realizar una venta de armas por un valor de $ 2.2 mil millones de dólares a Taiwán como parte - afirma - “de su compromiso de defender la isla de las amenazas de Beijing” pero a su vez, en un acto de sublime hipocresía, continúa quejándose de la “creciente injerencia” china en América del Sur y en otros lugares del planeta como si los EE.UU. no lo estuvieran haciendo desde siempre. Venga ya, en estos tiempos de locura paranoica que se vive en la Casa Blanca, cada vez es más difícil mantenerse al día con el enemigo actual atrapado en la línea de fuego de Donald J. Trump y sus secuaces. Una semana es Venezuela (hasta que Trump se aburrió debido al fracaso de sus planes por derrocar a la Revolución Bolivariana); la otra es Irán (intentando acabar a como de lugar con la Republica Islámica); Rusia siempre esta presente por el abierto desafió que significa para sus intereses en el mundo (intensificando el numero de tropas agresivas de la OTAN en las fruteras rusas) ; y como si ello no fuera suficiente y para completar el cuadro, vemos un nuevo énfasis en “la amenaza múltiple” que representa China para los EE.UU. Precisamente hace unos días, el máximo funcionario del Pentágono para América del Sur, el almirante Craig Faller, del Comando Sur de los Estados Unidos, dio a conocer “noticias alarmantes” sobre China en el subcomité de Amenazas Emergentes del Comité de Servicio Armado del Senado. Según Faller, China está incrementando sus esfuerzos para moverse “dentro de nuestro propio vecindario buscando desplazar a los EE.UU. como el socio preferente y debilitar el compromiso de nuestros socios con el estado de derecho y la democracia”. Solo para que quede claro: Irán - que domina las noticias últimamente debido a la “amenaza” que ha estado planteando a los intereses de los EE.UU. - fue dejado de lado en esta ocasión junto con Rusia, ya que China dominó toda la discusión sobre las “amenazas emergentes” en el Congreso estadounidense. “Donde quiera que vaya”, dijo Faller, “nuestros socios en la región dicen que los chinos han llegado con una serie de ofrecimientos como educación gratuita, viajes ilimitados, la oportunidad de enviar a sus hijos a sus escuelas, a cambio de pasarse a su bando” expresó. “Afortunadamente para los EE. UU., nuestros socios le han dicho que no quieren reemplazar a los EE. UU. con China, sino que desean seguir asociados a Washington, por lo que insistirán en sus ofertas. En un signo de lo que vendrá”, declaró Faller, agregando que para “salvaguardar sus intereses” se debía desplegar masivamente buques de combate en la región, como el planeado para el mes de octubre. Y ahí lo tenemos: la hipocresía estadounidense en su máxima expresión. El Departamento de Estado de EE. UU. acaba de aprobar una posible venta de armas por $ 2.2 mil millones a Taiwán de los tanques Abrams M1A2T, misiles Stinger y otros equipos, lo que enfureció al Ministerio de Relaciones Exteriores de China e instó a los EE. UU. a no hacerlo al considerarlo una abierta intromisión en ‘sus asuntos internos’ ya que considera a Taiwán como una provincia renegada que antes de lo que uno se imagina, volverá a la jurisdicción china y cualquier violación de su territorio puede conducir al estallido de la III Guerra Mundial: “Taiwán es una parte inseparable del territorio de China y nadie debe subestimar la firme determinación del gobierno y del pueblo chino de defender la soberanía e integridad territorial del país y oponerse a la interferencia extranjera”, dijo recientemente el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang. Por lo visto, para los EE.UU. ‘esta bien’ que envíen sus barcos de combate a Sudamérica - con su mirada asesina puesta en Venezuela - que armen a Taiwán de una manera escandalosa con el único prepósito de provocar a China, pero es una blasfemia imperial si Beijing tuviera la idea de expandir su influencia en la región latinoamericana. Como diría Bill Maher, “esta era la Doctrina Monroe”. ¡América Latina es el patio trasero de los EE.UU.! Al igual que el Estrecho de Ormuz, el Mar del Sur de China, incluso el espacio exterior, y Dios sabe dónde más… la locura en grado sumo. Por supuesto, esto no implica realizar ninguna evaluación sobre Taiwán y la validez de sus quejas contra China. Con suerte, el punto es bastante obvio para aquellos que pueden señalar sin temor a equivocarse de la hipocresía en el enfoque de Washington en los asuntos globales. Como era de esperar y siguiendo un libreto cuidadosamente preparado, la autoproclamada ‘presidenta’ de Taiwán, Tsai Ing-wen, realizo una parada’ en los EE.UU. como inicio de su gira por el Caribe, irritando aún más a Beijing. A modo de respuesta, el Departamento de Estado estadounidense ha afirmado cínicamente que no ha habido ningún cambio en la política de “una sola China” por lo cual Washington continuará reconociendo a Beijing y no a Taipei. Sin embargo, una cosa es decir algo que no crees mientras al mismo tiempo se toma acciones que sugieren una postura completamente diferente. Trump ya dejó en claro que no es partidario de continuar con la política de “Una sola China” y una muestra de ello ocurrió en mayo de este año, cuando la Cámara de Representantes de los EE.UU. respaldó por unanimidad las leyes que apoyan militarmente a Taiwán. Mientras esto sucede, a los EE.UU. ahora ‘les preocupa’ que China esté expandiendo su influencia en Sudamérica, lo cual no es de su agrado bajo ningún concepto. Según The Atlántic, al Departamento de Defensa de los EE.UU. también le llama la atención que China esté invirtiendo en Israel, el firme aliado de Washington. “Si bien no le estamos pidiendo a Israel que evite tratar con China por completo, tenemos discusiones abiertas con todos nuestros aliados y socios más cercanos sobre las implicaciones de la inversión china para la seguridad nacional”, dijo Michael Mulroy, subsecretario de Defensa adjunto para Medio Oriente en una declaración escrita a The Atlantic. Según Mulroy, “China está tratando de erosionar las ventajas militares de los EE.UU.” Dentro de los próximos años, se espera que una empresa estatal china opere parte del puerto de Haifa, donde suele atracar la Sexta Flota de la Armada de los EE. UU., cerca de una base naval israelí donde se encuentran estacionados submarinos nucleares. “El avance de las empresas estatales chinas que operan en los puertos sigue un patrón similar en todo el Medio Oriente, la región del Pacífico y África” agrego. Si bien la inversión china en Israel no debería ser motivo de preocupación, y como observa Mulroy, no hay nada intrínsecamente malo en las inversiones chinas, pero en lo que respecta al establecimiento de la política exterior de EE. UU., existe un temor real de que China “quiera controlar el creciente tráfico mundial de gas y petroleo por la zona”. Es por ello que vuelve a sacar el tema de Taiwán una vez mas, intentando distraer a los chinos de sus objetivos, pero desde Beijing acaban de advertirles que deje de seguir adelante con ‘sus juegos de guerra’ que lo van a lamentar: “Washington ha estado jugando incesantemente con ‘la carta de Taiwán’ en un inútil esfuerzo por usarlo para controlar China, pero fracasaran en su intento. Todo no es mas que un engaño, ya que la serie de acciones que ha emprendido la parte estadounidense perjudica gravemente el desarrollo de las relaciones militares entre China y los EE.UU. erosionando gravemente la paz y la estabilidad en el área del Estrecho de Taiwán. La isla nos pertenece y no permitiremos que continúe esta grosera injerencia en nuestros asuntos internos” subrayó el portavoz del Ministerio de Defensa de China, Wu Qian. Cabe recordar que las relaciones oficiales entre Beijing y Taipéi quedaron suspendidas en 1949, luego de que las fuerzas del partido nacionalista chino Kuomintang, encabezado por Chiang Kai-shek, sufrieran una derrota en la guerra civil contra el Partido Comunista de China de Mao Tse Tung y se trasladaran a Taiwán ‘bajo el amparo’ de los EE.UU. Los vínculos entre ambos territorios chinos solo se restablecieron a nivel empresarial e informal a fines de la década de 1980, sin que existan en la actualidad contactos oficiales entre las autoridades. China considera a Taiwán como su provincia rebelde y rechaza tener relaciones diplomáticas con cualquier país que las mantenga con Taipéi. Por cierto ¿Qué es lo que pretende Washington intentando agudizar las tensiones buscando provocar a reiteradamente a China, ya sea por el control del Mar Meridional o por la propia Taiwán, que va a llegar el momento que los chinos hartos de estas sucias maniobras, hagan valer sus derechos sobre la isla y la reunifiquen con el continente ¿Se atreverá EE.UU. a atacarla sabiendo que ellos pueden responderle de la misma manera?… Si buscan la guerra la van a perder :)

SAMSUNG GALAXY NOTE 10+ (2019): Viviendo al límite

Como sabéis, Samsung presentará su próximo Galaxy Note 10+ el 7 de agosto, y como suele ser habitual, la avalancha de rumores y filtraciones está en su punto máximo. Para esta nueva versión del Galaxy Note los rumores nos hablan de que estaríamos por primera vez ante dos variantes, y esta imagen correspondería al de mejores características y prestaciones, de ahí el apellido 'Plus'. Esta misma semana surgió información de que este Note 10+ contaría con un aspecto donde se destaca su pantalla con esquinas más anguladas, pero ahora gracias a la imagen de Blass, también podemos ver que los laterales tienen una apariencia redondeada que da continuidad al diseño de la pantalla para simular una sola pieza con el resto del dispositivo. En esta imagen no podemos ver la parte trasera, donde se dice que tendremos una configuración de tres cámaras, pero al ver el S-Pen y los colores en pantalla, la información del color degradado en la parte de atrás toma fuerza. Aquí el rumor apunta a que se trataría un degradado holográfico que muestra tonos rosados, turquesas y cían. Por otro lado, en la parte superior del dispositivo vemos que no hay puerto de 3,5 mm para auriculares, lo que coincide con los rumores que mencionan que éste podría ser el primer Note que no cuenta con él. Claro, a menos que se mantenga en la parte inferior, pero los readers que han salido a día de hoy señalan que no será así. De hecho, esta misma mañana surgieron detalles de que el Note 10 arrancaría en los 256GB de almacenamiento en su versión más básica, pero los compradores podrán adquirir también modelos con 512GB y 1TB de espacio (terabyte, para los que sea la primera vez que lo veis en un teléfono) pero no se le puede añadir una tarjeta microSD en caso de necesitar más, si por lo que fuese queréis llevar internet entero en vuestro teléfono. La capacidad de la memoria RAM estará ligada a la elección de almacenamiento, con lo que el modelo superior del Note 10 vendrá con 12GB de RAM y 1TB de almacenamiento. Por supuesto, sobra decir que un Samsung Galaxy Note 10 nos costaría un ojo de la cara, y a lo mejor parte del otro. La variante de 1TB del Galaxy S10+ cuesta nada menos que 1.599 euros en el mercado europeo, así que nos recorre un escalofrío solo de pensarlo. Y todo eso siendo que estos precios de algunos smartphones ya no deberían sorprendernos tanto, viendo otros dispositivos del mercado (como lo que van a costar los teléfonos plegables), y mientras el Note 10 puede haber eliminado el jack de auriculares, debería ofrecernos suficientes características y funcionalidad para justificar el gasto que hay que hacer para adquirirlo. Probablemente habrá más dosis de filtraciones en lo que queda hasta ver presentado este smartphone, asumiendo que no hay cambios en este sentido y se cumplen todos estos rumores y predicciones. Solo nos queda esperar hasta el 7 de agosto para salir de dudas :)

MONTBLANC EXPLORER: Desafía todo lo inimaginable

MontBlanc es una marca alemana conocida principalmente por sus artículos de escritura, como sus plumas caligráficas que son grandes obras de arte cargadas de lujo, creados artesanalmente en Europa para un público muy selecto y exclusivo. Su distinción y calidad hizo que la marca incursionara en el sector de los accesorios, relojes y joyería, llegando, incluso, a la industria de los perfumes en el 2001 al lanzar su primera fragancia masculina Individuel, desde ahí su línea de fragancias no ha parado de crecer, ya que Montblanc se ha ganado una muy buena reputación con sus perfumes, consiguiendo exitosas formulaciones aromáticas como Legend o Emblem. En el 2019, luego de 5 años sin lanzar un nuevo perfume pilar, Montblanc presenta Explorer, una nueva fragancia masculina que muestra una nueva faceta de la marca al querer representar por medio de una fragancia el espíritu aventurero del hombre moderno, invitándonos a desafiar la vida agreste del mundo actual, a disfrutar y cuidar de la majestuosa naturaleza que nos rodea. Cada una de sus ingredientes son seleccionadas rigurosamente, incluso algunos de ellos como el Vetiver y el pachuli son cultivados por productores pertenecientes al programa de sostenibilidad ‘sourcing for shared value’ de Givaudan, un programa que busca preservar el medio ambiente y garantizar el bienestar de las comunidades de donde se obtienen las materias primas. Su composición fue creada por Jordi Fernández, Antoine Maisondieu y Olivier Pescheaux, perfumistas quienes lograron crear por medio del uso de su ingrediente principal: El cuero, un suntuoso viaje olfativo que se enriquece con sofisticados ingredientes de Italia, y exóticos provenientes de Haití e Indonesia. En cuanto a su olor, el cuero es el protagonista de esta nueva saga de perfumes, el cual se aromatiza con una infusión de contrastes levemente frescos, picantes y dulces, gracias a la presencia de salvia, bergamota de Italia y pimienta rosa, avivando el carácter animalico y sensual de este perfume; decantándose hacia un fragante y viril bosque de vetiver Haitiano, donde las sensaciones amargas de pachulí y cacao aparecen lentamente, evidenciando el lado feroz, opulento, instintivo y natural de la fragancia. De otro lado, el frasco de Explorer es de forma cilíndrica de vidrio grueso, que llama la atención por su funda de cuero negro que recubre la botella con una textura saffiano; una trama Tipo-Araña sinónimo de belleza y lujo. Asimismo, su tapón sigue la forma del logo de estrella de seis puntos, conservando su tradición de adicionar su reconocido símbolo en las botellas de todas sus creaciones. Como modelo de esta campaña publicitaria realizada en Sudáfrica, fue escogido Rein Langeveld , quien fue dirigido por el fotógrafo John Balsom. De esta manera, Montblanc imagina un nuevo capítulo olfativo que se inspira en el concepto de la exploración, evocando una filosofía viajera de conquistar cumbres, desafiar convenciones y explorar los límites de todos los rincones remotos del mundo :)

miércoles, 10 de julio de 2019

DONALD TRUMP: El Fascismo Americano

Controvertido como nadie, no cabe duda que se trata de un personaje que genera odios y pasiones en el resto del mundo. Nos referimos obviamente a Donald Trump, inmerso como esta en lograr su reelección presidencial en las elecciones del 2020 y para ello no duda incluso en desplegar al ejercito estadounidense por las calles de Washington para organizar un gran desfile militar en su honor, como el realizado el pasado 4 de julio. Espectáculos como aquel estamos acostumbrados a verlos en Europa, mas no así en los EE.UU. donde como imagináis, ha generado una gran polémica en ciertos sectores de la sociedad estadounidense, que llegan a compararlo con el líder nazi Adolph Hitler y que además con su actitud confrontacional desde el mismo momento que asumió el cargo, ha colocado al mundo al borde de la III Guerra Mundial, buscando consolidar el fascismo no solo en América. Aunque valgan verdades, la culpa no es solo enteramente suya, sino también de aquel grupo de impresentables elementos que lo rodean: Pence… Pompeo… Bolton… Kelly… quienes influyen en sus decisiones y de que manera. Venga ya, con semejante troupe en la Casa Blanca nada bueno podemos esperar. Algunos podrían objetar que el fascismo es incompatible con la democracia, pero en los EE.UU. de Trump todo esta permitido, ya que ambos se complementan. Para muchos analistas, Trump es la versión estadounidense de tal fascismo, al profesar un nacionalismo extremo, que considera a los EE.UU. “como un país excepcional en la historia de la humanidad y superior a todos los demás”, lo que ‘justifica’ - a su modo retorcido de ver - su liderazgo mundial, imponiendo su voluntad por la fuerza militar, la cual debe utilizarse sin ningún freno. Constantemente hace referencia al bombardeo y destrucción de sus enemigos, categoría que abarca un enorme abanico de países a los cuales considera una “amenaza” que hay que destruir a la menor oportunidad. Profundamente antidemocrático y de carácter claramente autoritario, Trump no duda en presentarse como el “salvador de la patria” que resolverá todos los problemas que afectan a las masas, exigiendo a sus seguidores lealtad absoluta hacia su persona. Su supuesta capacidad para resolver los mayores problemas del país se basa en su propia habilidad para resolver los problemas que han tenido sus empresas, refiriéndose a su éxito empresarial como muestra de ello. Suele presentarse además como profundamente antiestablishment, centrándose eso si en el establishment político-mediático del país, sin atacar o criticar al establishment financiero y económico de EE.UU. al cual pertenece. Crítico con los tratados de libre comercio por destruir puestos de trabajo en EE.UU., sus políticas económicas son de un ultraneoliberalismo extremo, atribuyendo todos los males al Estado federal y al establishment político-mediático basado en Washington y en el este de EE.UU. En este aspecto, el fascismo de Trump es distinto al fascismo de Le Pen, que sí que tiene componentes del nacionalsocialismo típico del fascismo italiano o del nazismo alemán, que da mayor reconocimiento al Estado de lo que lo hace la visión fascista estadounidense de Trump. El hecho de que sea un “fascista a la americana” no quiere decir que difiera notablemente de sus pares europeos, ya que ha iniciado su campaña de reelección apelando al nacionalismo más extremo que ya le dio buenos resultados en los anteriores comicios. Si su emblemático "Make America Great Again"(Hagamos que Estados Unidos vuelva a ser grande) fue el eslogan que lo llevó a la presidencia, para el 2020 se optará por "Keep America Great" (Mantengamos grande a Estados Unidos) lo que demuestra que nada ha cambiado en el. “Recuerdo una entrevista, en la semana de la inauguración (de su gobierno), en la que planteaba que la gran pregunta pendiente era si la presidencia cambiaría al Trump explosivo y partidista que terminó ganando o si sería lo contrario. La respuesta es hoy clarísima: Donald Trump ha transformado el fundamento mismo de la presidencia de EE. UU., y será necesario alguien de formidable carácter para restaurar la institución”, dijo a The Guardian Michael Steel, quien durante años fue el presidente del Comité Nacional Republicano y está convencido de que en esta ocasión, lo que veremos será a un Trump “crecido” que volverá a insistir como nunca en su retórica fascista. Y con un añadido importante: que, a diferencia de la campaña anterior, en esta ocasión tiene casi todo a su favor. De entrada cuenta con el púlpito que le ofrece la Casa Blanca y le permite controlar la narrativa en los medios de comunicación y las redes sociales. Cuenta además con un panorama que causaría envidia en cualquier aspirante a la reelección de cualquier país del mundo: el buen momento que pasa la economía estadounidense desde que Trump llegara a la presidencia, por lo que hoy es el dueño de unas generosas estadísticas que suelen ser casi decisivas en comicios presidenciales. Pero no es solo eso. A diferencia de la campaña del 2016, cuando Trump nunca recibió el visto bueno del establecimiento republicano - que hizo todo por derrotarlo - ahora cuenta con el respaldo casi absoluto de un partido que terminó subyugado ante su poder y popularidad entre las bases ultraconservadoras de esta colectividad que sintonizan bien con su discurso nacionalista. Y luego está el dinero. Tiene unos 40 millones de dólares en efectivo para gastar en su campaña -más que cualquiera de sus rivales demócratas - y el Comité Republicano, otros 400 millones listos para respaldarlo. Sobre el papel, y con todos los vientos aparentemente soplando en su dirección, Trump luce en inmejorables condiciones para retener la presidencia. Apelando además al recuerdo del desastre ocasionado por los demócratas, busca conquistar el voto de los indecisos para quedarse otro periodo mas en la Casa Blanca…. de los muchos que aun estar por venir. Y es que como todo fascista que se precie, continuamente nos recuerda que cuatro años “son muy pocos para estar en el gobierno” por lo que su campaña reeleccionista para el 2020 empezó en realidad el mismo día que asumió el mando en el 2017, dejando entrever que intentara por todos los medios de reelegirse indefinidamente, tomando como ejemplo a China: “Miren a Xi, ahora es presidente de por vida… Y miren, pudo hacerlo. Pienso que es fenomenal, quizás tendríamos que intentar eso algún día” dijo recientemente en un evento de recolección de fondos en el estado de Florida, según un audio de ese evento a puerta cerrada que fue divulgado por la cadena CNN. Su desmedido apetito por el poder se ve exacerbado por la fobia antirrusa de su administración que utiliza convenientemente para sus propósitos de reelección, sin importarle que esa actitud pueda llevarnos a una conflagración nuclear de insospechadas consecuencias para la humanidad. Sus propios aliados europeos lo consideran “inepto, inseguro e incompetente, pero peligroso” según una serie de informes clasificados enviados a Londres por el embajador británico acreditado en Washington, Kim Darroch, al cual tuvo acceso esta semana The Daily Mail y que resume lo que en Europa se piensa de el. A pesar de los múltiples cuestionamientos que se le pueden hacer, muchos analistas consideran que su reelección es un hecho y tendremos a Trump para rato. La pregunta es: ¿Por cuánto tiempo? :(

PLAYSTATION 5 (2020): No hay nada mejor

Aunque todavía no tenemos una fecha concreta para el lanzamiento y la presentación de la PS5 - si bien intensos rumores indican que sería a mediados del próximo año - lo cierto es que desde que Sony diese los primeros detalles de la consola, hemos tenido un aluvión de rumores y confirmaciones oficiales sobre la próxima generación. Desde las especificaciones técnicas, pasando por los tiempos de carga o el protagonismo de PSNow, parece que la próxima máquina de Sony será tremendamente competente. No obstante, no hay nada más importante para una consola que su catálogo de juegos. Y en este sentido parece que Sony, al igual que ya hizo con PS4, va a hacer una apuesta importante por los triples A enfocados al jugador hardcore, dejando más de lado los juegos menores o incluso aunque estos suponga un detrimento para los indies. Según el Wall Street Journal, el presidente ejecutivo de Sony, Kenichiro Yoshida, ha calificado a la PlayStation como un producto de nicho, dirigido a jugadores serios. No está muy claro que significa jugadores serios, pero parece que la tendencia del mercado está enfocado a juegos especialmente exigentes o servicios que requieran cierta inversión de tiempo y dinero, que por normal general suelen estar más enfocados al gran triple A o al jugador más hardcore. Todo esto no quiere decir que vayamos a ver juegos menores o indies en la PS5, pero sí que nos deja entrever que los esfuerzos de Sony estarán más enfocadas en el gran presupuesto y gran impacto que en un número significativo de juegos de menos presupuesto o menos ambiciosos. Asimismo, para apaciguar algunas de las ansias de sus fans, Sony le concedió una entrevista a la revista Wired que nos permitió enterarnos de algunas de sus especificaciones. Colin Moriarty, antiguo editor de IGN, reveló que la PS5 superaría a la Xbox Scarlett . El periodista se basa en lo dicho por algunos desarrolladores que ya cuentan con los dev kits de ambos fabricantes. Los datos específicos del hardware de ambas consolas no han sido revelados, pero algunos desarrolladores - como Toshihiro Nagoshi, director de la serie Yakuza - han hablado maravillas del poder de procesamiento y las posibilidades que ofrece la PlayStation 5 en términos de inteligencia artificial y aprendizaje automático. Tanto la PS5 como Scarlett están basadas en la tercera generación de Ryzen con un CPU Zen 2 de 7 nm que cuenta con ocho núcleos. En términos de GPU será una versión personalizada de la familia Navi, la cual se dice ofrecerá compatibilidad para ray-tracing. Del resto de especificaciones se sabe que la memoria RAM será GDDR6, las consolas serán capaces de mostrar tasas de refresco variables y contarán con un SSD con tiempos de carga ultra rápidos, que en el caso de Scarlett, también podrá utilizarse como memoria virtual. De confirmarse los rumores, Sony repetiría la dosis al lanzar una consola más potente que el de Microsoft. Recordemos que el PlayStation 4 contaba con una GPU más poderosa que el Xbox One. Más adelante Microsoft revirtió la situación al lanzar una Xbox One X que superaba a la PlayStation 4, ofreciendo jugabilidad en 4K. Si bien el hardware es un componente importante en la próxima generación de consolas -sobre todo si hablamos de 4K u 8K -las especificaciones técnicas no serán la clave para salir vencedor. La combinación de juegos, precio y estrategia post-lanzamiento es vital. A eso debemos sumar un componente que parece esencial a futuro: los servicios. Con una industria del entretenimiento basada en servicios de suscripción, como Netflix, Spotify o Apple Music, los videojuegos también comienzan a aprovechar este modelo de negocio. Microsoft apuesta por Xbox Game Pass, un modelo de renta mensual que permite jugar títulos en su lanzamiento y la respuesta de Sony no se hará esperar. En cuanto al precio del PS5, se dice que tendría un costo de lanzamiento parecido al de su predecesora pero cabe recordar que todo se trata de rumores y su precio real recién lo sabremos el día de su lanzamiento, a mediados del 2020 :)

LEGIÓN: Para quienes creyeron que lo habían visto todo

Se trata de una serie original de FX que llega en su tercera y última temporada, la cual consta de ocho episodios y en los que Noah Hawley escribe el arco final de la historia de David (Dan Stephens) un mutante que fue diagnosticado con esquizofrenia a temprana edad, y que desde entonces ha sido paciente en varios hospitales psiquiátricos. Como sabéis, Legión' se cuenta desde el punto de vista de su protagonista, y éste tiene un sentido de la realidad fragmentado, por decirlo de alguna manera. Por eso, la serie juega con las líneas temporales, con los colores, con los sonidos de las voces que David escucha a todas horas, y se resiste a que podamos situarla en una época concreta. El diseño de sus interiores es más de los años 60-70, pero algunos personajes llevan tablets táctiles, y cuando vemos soldados, su equipo es el de cualquier grupo de operaciones especiales moderno. Si bien la serie nunca ha tenido audiencias masivas ni una gran acogida en forma de premios, la historia de David Haller no tardó en conquistar a algunos espectadores que esperaban ansiosos ver cómo iba a continuar la historia de la serie de superhéroes más peculiar en antena. Tras todo el desbarajuste en la final de la temporada 2, muchos nos preguntábamos cómo estaría la situación luego de saber que el presunto "héroe" es en realidad el "villano" a batir tras las debelaciones pertinentes y qué pasará tras ese explosivo final. En una gran decisión de guión, la responsable de adentrarnos en la nueva situación es Jia-Yi (Lauren Tsai), una viajera del tiempo que recibirá un enigmático mensaje que la llevará directa a una especie de secta psicodélica con un cerdo gigante que bebe efluvios de la mente de David. Hasta que vemos la primera cara conocida, la de Lenny (Aubrey Plaza) pasa más de un cuarto de hora en el que nos encontramos tan desorientados y fascinados como la viajera (rebautizada como Switch). Todo esto es para decirnos que Noah Hawley (ayudado por la dirección de Andrew Stanton en este primer episodio) seguirá deleitándonos con su imaginería sin preocuparse de contarnos por qué existen estas cosas en el mundo de 'Legión'. Porque son quince minutos en los que distinguimos perfectamente la impronta de la serie y que acrecienta nuestra curiosidad sobre este acto final de la partida interminable entre David y un Rey Sombra (Navid Negahban) que se ha aliado con Division 3. Será esta caza entre la Division 3, con Syd (Rachel Keller) dispuesta completamente a acabar con su expareja, lo que se convierte en el hilo conductor de estos primeros episodios de esta temporada final. Una caza de gato y ratón que encontrará en el viaje temporal (y el terreno de lo raro) un elemento decisivo. O por lo menos eso parece. Porque si algo ha demostrado Hawley desde el primer episodio de la serie es que nunca hemos de dar por supuestas las cosas que pasarán... y ni siquiera las que estamos viendo. Y eso se une, como es habitual, al hecho de no ir directos al grano y contar la historia que intuimos. Sin embargo, sobre este último punto da la sensación de que hay más intención de ir avanzando ligeramente a mayor ritmo (o por lo menos más que en temporadas anteriores) incluso hablando de "viajes temporales". Algo que es normal debido a que nos encontramos ante el arco final del personaje. En este comienzo de la ultima temporada, 'Legión' nos deja claro que no nos va mostrar el camino hacia el final, sino que vamos a tener que seguir las pistas y las aristas del rompecabezas intentando no perdernos en la asombrosa propuesta visual de Hawley :)
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.