TV EN VIVO

miércoles, 21 de junio de 2017

PAKISTÁN: La amenaza oculta

Mientras el mundo esta pendiente de los sucesos que ocurren tanto en el Oriente Medio como en la península coreana, que pueden desencadenar un conflicto mundial, así como de los continuos atentados terroristas de ISIS en Europa, cometidos por los ‘refugiados’ que han invadido el continente, existe un país que está desarrollando en secreto su arsenal nuclear y no parece que lo haga únicamente para disuadir a sus enemigos de un ataque, sino que por el contrario, lo hace con fines agresivos. Se trata de Pakistán, aliado nominal de Occidente -único país musulmán que posee armas atómicas - el cual tiene que afrontar problemas relacionados con su seguridad interior y que amenaza la integridad de su arsenal nuclear, que podría caer en manos de grupos terroristas. Al estar rodeado de Irán, China, la India y Afganistán, tiene una vecindad complicada, donde existen varias cuestiones relativas a la seguridad y específicamente en relación con los indios, asuntos sin resolver como es la posesión de Cachemira (una estratégica región ubicada en el norte del país de mayoría musulmana que la India retiene en gran parte en su poder) que ya dio lugar a sangrientos conflictos en el pasado entre ambas naciones. Como sabéis, Pakistán ha sido una potencia nuclear durante décadas y ahora trata de construir su propia tríada haciendo que su arsenal nuclear sea resistente y capaz de efectuar golpes de respuesta demoledores contra su mortal enemigo, que no es otro que la India. El programa nuclear paquistaní se remonta a los años 50, durante el inicio de su rivalidad con Nueva Delhi. Además, cabe recordar la declaración del entonces presidente, Zulfikar Ali Bhutto, quien afirmó: "Si la India construye una bomba [nuclear], comeremos hierba u hojas y pasaremos hambre, pero obtendremos la nuestra". El programa se convirtió en una prioridad luego de que en 1971, el país fracasara en la confrontación con la India, lo cual hizo desaparecer a Pakistán Oriental, que proclamó su independencia y se convirtió en Bangladesh. Los expertos creen que la humillante pérdida del territorio, así como los informes de que Nueva Delhi estaba creando armas nucleares, aceleró el programa nuclear paquistaní. Cabe recordar que la India hizo las pruebas de su primera bomba nuclear en 1974, colocando al subcontinente en el camino hacia la nuclearización. Es por ello que para hacer frente a esta ‘amenaza’ que Pakistán lo vio como todo un desafío para su propia existencia, empezó a acumular el combustible necesario, como el uranio enriquecido y el plutonio. Su programa nuclear fue apoyado por varios países europeos y también mediante el equipamiento clandestino. La hija de Zulfikar Bhutto, Benazir Bhutto, afirmaba que su padre quería que el primer artefacto estuviera listo para 1977, mientras que un miembro de la Comisión paquistaní de Energía Atómica señaló que la construcción concluiría en 1978. Desde entonces, los expertos vienen observando con preocupación que el arsenal nuclear de Pakistán va creciendo constantemente. En 1998, los arsenales contaban entre cinco y 25 artefactos, dependiendo de la cantidad necesaria de uranio para cada bomba. Hoy en día, se estima que Pakistán posee entre 110 y 130 bombas nucleares. En el 2015, el Fondo Carnegie para la Paz Internacional y el Stimson Center especulaban con que Pakistán podría producir unos 20 artefactos anualmente, lo que significa que el país podía convertirse rápidamente en la tercera potencia nuclear del mundo. De acuerdo con otros observadores, Islamabad puede desarrollar solo entre 40 y 50 ojivas en un futuro próximo. Si bien las armas nucleares paquistaníes están bajo control del Plan Estratégico de División y se almacenan en la provincia de Punjab, vigiladas por unos 10.000 militares y personal de inteligencia, la confrontación nuclear con la India agrava la hostilidad tradicional entre los dos países. Ambos estuvieron en guerra varias veces y hubo varios acontecimientos, como el ataque terrorista del 2008 en Bombay, que fue organizado por Pakistán. A ese enfrentamiento que tienen por Cachemira, se suma la amenaza que representan los talibanes, muy activos en todo el país y que ponen en riesgo su estabilidad. Aunque las autoridades paquistaníes insistan una y otra vez que ‘no hay porque preocuparse’ por la seguridad sus arsenales nucleares, existen buenas razones para dudar sobre su capacidad para mantener a salvo sus armas nucleares de los extremistas. El 16 de diciembre del 2014, tras el ataque de los talibanes a una escuela del ejército en la ciudad paquistaní de Peshawar que costo decenas de vidas, la Comisión de Energía Atómica de Pakistán envió una carta urgente al director general de la División de Planes Estratégicos, que es responsable de asegurar los activos nucleares de Pakistán, expresando su preocupación. La Comisión de Energía Atómica pidió asimismo que los militares deben dedicar más recursos para asegurar que el personal con conocimientos del programa nuclear sean monitoreados ya que podrían estar colaborando con los terroristas. Esta carta, que se ha mantenido en secreto hasta ahora, revela cuán preocupados están algunos funcionarios paquistaníes acerca de la infiltración terrorista en el ejército. A principios del 2014, el Ministerio del Interior publicó un documento clasificado que esbozó las prioridades de seguridad del gobierno. Se advierte en ella que Pakistán es el hogar de cientos de grupos extremistas, y señala que muchos de ellos se encuentran especialmente en las zonas en Punjab cerca de algunas de las instalaciones nucleares de Pakistán. Este documento también plantea preocupaciones sobre la creciente influencia de ciertos grupos terroristas, en particular, Lashkar-e-Taiba, dentro del ejército pakistaní y las agencias de inteligencia, así como su infiltración en las familias de los militares de alto rango y de nivel medio. A pesar de todo esto, las autoridades paquistaníes siguen afirmando en público que sus arsenales nucleares ‘no corren ningún peligro’. Como un alto funcionario dijo a The Atlantic , “De todas las cosas en el mundo por los que hay que preocuparse, el menor de todos es la seguridad de nuestro programa nuclear” aseguró. Pero sus palabras no convencen a nadie. La razón de fondo es que de admitirlo, Pakistán podría correr el riesgo de perder el control de sus arsenales. Además están convencidos que los EE.UU. y Occidente quieren apoderarse de sus armas nucleares ‘para evitar que un país islámico siga teniendo acceso a dicha tecnología’ una frase muy repetida tanto en círculos conservadores como por grupos extremistas. Hablando de terroristas, a pesar de vivir bajo ese flagelo, Islamabad también tiene los suyos, para que actúen en la India, lo cual puede provocar a modo de respuesta una guerra nuclear de magnitudes catastróficas. Desde 1947 India y Pakistán han tenido cuatro guerras fronterizas, manteniendo un alto grado de tensión. Diversos analistas advierten del riesgo creciente de que el próximo choque pueda escalar rápidamente en una crisis nuclear. Otro de los escenarios más probables es que el ya citado grupo terrorista pakistaní Lashkar-e-Taiba - respaldado por Islamabad - vuelva a lanzar un ataque al interior de la India, tal como lo hizo en Bombay en el 2008. Eso llevaría a Nueva Delhi a responder en esta ocasión usando su arsenal nuclear. India consideró un ataque de este tipo luego de ese atentado que costo la vida a 174 personas. En ese entonces, el gobierno estadounidense logró convencer a India de no tomar represalias, pero Nueva Delhi advirtió que si vuelve a ocurrir un ataque semejante, respondería inmediatamente con sus armas nucleares. “Debido a las actividades subversivas de Pakistán, el sur de Asia se está convirtiendo cada vez más de un polvorín nuclear”, dijo Matthew Bunn, analista de armas nucleares de la Universidad de Harvard en declaraciones a The Washington Post. “No es difícil imaginar una escalada inadvertida que lleve a una guerra nuclear, provocado por los actos de terrorismo financiados por Islamabad” indicó. Por su parte, Scott Sagan, científico de alto nivel de la Universidad de Stanford dijo que el riesgo de un enfrentamiento nuclear entre India y Pakistán se encuentra en un nivel de amenaza mucho mayor que el actual enfrentamiento entre Estados Unidos y Corea del Norte. La presión en la región para la utilización de las armas nucleares se ha intensificado con la adopción por parte de India de su política de “arranque en frío”. Esta es una estrategia militar en la frontera que llama a la destrucción inmediata de tanques y artillería en territorio paquistaní, ante el inicio de un conflicto. Este cambio de estrategia se produjo luego de que las fuerzas indias fueron incapaces de atacar rápidamente a Pakistán luego de los ataques terroristas de Lashkar-e-Taiba cuando invadieron el Parlamento de la India a finales del 2001. Desde entonces, el ejército de la India trasladó grupos de batalla rápida a la frontera con Pakistán, donde permanecen en estado de alerta. En respuesta, Pakistán ha desplegado los misiles Nasr, que pueden transportar ojivas nucleares y alcanzar blancos a unas 35 millas de distancia. Hay informes que aseguran que Pakistán está desarrollando proyectiles de artillería nucleares y minas terrestres. Si la guerra estalla, Pakistán tendría que utilizar estas armas con rapidez, antes de que su frontera sea invadida por las tropas indias. “La combinación de las armas nucleares, la tácticas de guerra y la doctrina de arranque en frío proporciona una oportunidad para que elementos terroristas confabulen para iniciar una guerra nuclear”, sintetizó Shahzeb Ali Rathore, analista del Centro Internacional de la Violencia Política y Terrorismo de Investigación en Singapur. Convertido en un potencial peligro para la humanidad, Pakistán debe ser obligado no solo a dejar de financiar a grupos terroristas, provocando con ello a la India, sino también a permitir que su arsenal nuclear quede bajo el control de los organismos internacionales y sea trasladado por seguridad fuera del país. La comunidad internacional, en colaboración con la Agencia de Energía Atómica (IAEA por sus siglas en inglés) o el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, deben tomar medidas urgentes para evitar una catástrofe global antes de que sea demasiado tarde :(

CANON EOS 77D: Libera tu creatividad

Canon ha presentado su nueva cámara réflex EOS 77D, la cual ofrece prácticamente las mismas características que la EOS 800D, pero que permite un control más completo. Entre las características más destacables encontramos un sensor CMOS de 24,2 megapíxeles y el procesador de imagen DIGIC 7. Una cámara para usuarios avanzados que permite controlar manualmente cualquier ajuste. Canon sigue apostado por su avanzado procesador de imagen DIGIC 7 en la nueva EOS 77D. Este procesador ofrece una mayor potencia de procesamiento de imágenes y velocidades de AF muy rápidas. Además, la cámara también incluye un sistema de enfoque automático capaz de enfocar en 0,03 segundos cuando se utiliza el modo de Visión en Directo (Live View). Como resultado tenemos una cámara capaz de disparar ráfagas de hasta seis fotogramas por segundo. Por otro lado, un nivel de sensibilidad de hasta 25.600 ISO nos ayudará a captar correctamente cualquier escena con poca luz. Incluso podremos controlar el enfoque con un sistema de autoenfoque de 45 puntos AF tipo cruz. Todo ello nos permitirá captura imágenes en movimiento de forma precisa. Además, la EOS 77D cuenta con medición RGB+IR de 7.560 píxeles. Si necesitamos una cámara capaz de realizar buenas fotografías, pero que también grabe vídeo con calidad, la nueva cámara de Canon no nos defraudará. En efecto, la EOS 77D es capaz de grabar vídeo con resolución Full HD 60p y vídeo HDR. Además incluye el sistema Dual Pixel CMOS AF, que nos permitirá conseguir una imagen enfocada aunque nos estemos moviendo. También ayudará a esta labor el sistema de estabilización de imagen digital en 5 ejes. La EOS 77D está dirigida a un público algo más experimentado que la EOS 800D. Por ello, este modelo ofrece un control total mediante ruedas de control dual. Con estas ruedas podremos seleccionar ajustes como la abertura y la velocidad de obturación. La pantalla LCD incorporada de 3 pulgadas nos ayudará a comprobar cualquier ajuste que realicemos en la cámara. Como sabéis, hoy en día es difícil ver una cámara digital que no incluya conectividad inalámbrica. Lejos quedan los tiempos en los que solo podíamos pasar las fotos de una cámara quitando la tarjeta de memoria. La Canon EOS 77D incorpora conexión NFC y WiFi, permitiendo así compartir las fotos y vídeos fácilmente. Además, la conexión Buetooth con nuestro dispositivo móvil nos permitirá ver las fotografías sin necesidad de sacar la cámara de la mochila.Junto con este lanzamiento, Canon ha presentado también el objetivo EF-S 18-55 mm f/4-5,6 IS STM. Un objetivo que cuenta con estabilizador de imagen de 4 pasos, que nos permitirá capturar imágenes estables con poca luz o con la focal más larga del zoom. Por otro lado, ofrece una abertura circular de 7 palas, que logra un fondo desenfocado muy interesante en los retratos. Incluso nos ayudará a mejorar los vídeos que grabemos, gracias al AF Servo, con un motor STM muy silencioso. La Canon EOS 77D ya está disponible a un precio de 1.020 euros (cuerpo y objetivo EF-S 18-55 mm f/4-5,6 IS STM). Si preferimos adquirir solo el cuerpo de la cámara, sin objetivo, este tiene un precio de 920 euros. También tendremos la posibilidad de adquirir el cuerpo con un objetivo EF-S 18-135 f/3.5-5.6 IS USM por 1.320 euros. Elige bien, elige Canon :)

LA COLONIZACIÓN DE MARTE: ¿Un sueño irrealizable?

Elon Musk quiere ir a Marte. Eso ya todos lo sabemos, y llevamos tiempo siguiendo con detalle cada nuevo paso que da con SpaceX para conseguirlo. Ahora, el empresario estadounidense ha publicado un artículo en el que explica detalladamente sus planes, desde el por qué cree que la humanidad debe ir al Planeta Rojo hasta cuáles son los retos a los que nos enfrentamos para ello o cómo quiere solucionarlos. El mayor reto es el económico. Según escribe, un cálculo optimista colocaría en alrededor de 10.000 millones de dólares el llevar a una persona a Marte si se siguen los procedimientos habituales. Su objetivo es reducir esa cantidad a 200.000 dólares por persona en el futuro, de manera que ‘casi’ cualquier persona que quiera ir al planeta rojo tenga posibilidades reales de poder permitírselo. Elon Musk ve dos únicos caminos posible en el futuro de la raza humana. Por una parte está quedarnos en la tierra y enfrentarnos a una extinción que acabará llegando, y por otra convertirnos en una especie multiplanetaria y encontrar una manera sostenible de poder colonizar planetas y crear ciudades en ellos. ¿Y por qué a Marte? Porque es el único planeta del sistema solar que reúne las condiciones con las que poder mantenernos allí. Es la única opción, teniendo en cuenta que la luna es demasiado pequeña y no tiene atmósfera, con recursos suficientes para que podamos convertirnos allí en una civilización autosostenible. Incluso dice que está convencido de que si pudiéramos calentar Marte un poco más podríamos crear atmósferas y recuperar esos océanos líquidos que sabemos que un día tuvo y que aun puede encontrarse bajo su superficie. La única posibilidad de que podamos establecer una civilización autosostenible es, según Elon Musk, que la cantidad de gente que quiera ir a Marte esté lo más cerca posible de la cantidad de gente que se lo pueda permitir. Para eso, dice, sería aconsejable poder conseguir que un viaje al planeta rojo cueste unos 200.000 dólares, más o menos lo mismo que una casa en los Estados Unidos. Actualmente los costes necesarios son casi infinitos, y siendo muy optimistas calcula que con un programa tipo Apollo estos se quedarían en 10.000 millones de dólares. Una cantidad demasiado elevada para pueda ir la gente suficiente para establecerse allí de forma autosostenible. Por lo tanto, el gran reto estaría en averiguar cómo reducir el coste de los viajes a Marte en un cinco millones por ciento. Para ello considera esencial conseguir la reutilización total. Esto iría más allá de sus cohetes Falcon 9, ya que también haría falta que los sistemas orbitales y las naves espaciales pudieran reutilizarse. Para explicar el porqué de esta necesidad pone como ejemplo las bicicletas. ¿Quién las utilizaría si cada vez que quieres montar en una se la tuviera que comprar nueva? El segundo punto a conseguir sería un sistema para poder repostar en órbita el combustible de las naves espaciales sin tener que hacerlas amartizar. El no tener que lanzarlas desde la superficie del planeta cada vez que se emprende un viaje, las haría menos complejas, más pequeñas y más económicas de producir. También sería vital ser capaces de producir propelentes en Marte, las sustancias que alimentan los cohetes. "Sería bastante absurdo intentar construir una ciudad en Marte si sus naves espaciales no pueden volver a la Tierra", dice Musk, quien asegura que sería igual de importante elegir cual es el adecuado. Para eso habría que estudiar y comparar minuciosamente las posibilidades disponibles. Y por último está el tema de fabricar la infraestructura óptima para la misión, con los cohetes propulsores, tanques de combustible y nave espacial adecuados. Para que todo sea viable habría que conseguir propulsores que puedan reutilizarse 1.000 veces, taques que aguanten 100 usos y naves que por lo menos sean capaces de tener 12 usos. Estas naves también tienen que ser lo suficientemente grandes. Musk calcula que una ciudad o civilización autosostenible en Marte necesitaría de al menos un millón de personas. Si se consiguieran naves capaces de llevar a 100 personas supondrían 10.000 viajes. Esto es mucho, o sea que ve que sería necesario fabricar 1.000 de estas gigantescas naves para poder crear esta ciudad o civilización en entre 40 y 100 años. Pero para eso primero habría que crear naves capaces de llevar a todas esas personas en un sólo viaje. Ahí es donde el artículo de Tusk entra en detalles técnicos sobre cada uno de los componentes, y también donde se encuentra con algunas voces críticas que le acusan de minimizar aspectos que todavía necesitan años de desarrollo e investigación. Elon Musk calcula que deberían tener listo el primer desarrollo de nave espacial en cuatro años, un primer prototipo que empezarían a probar haciendo vuelos suborbitales. Para monetizarlo dice que espera poder llegar a algún tipo de trato de transporte ultrarrápido de mercancías, ya que podría ir de Nueva York a Tokyo en 25 minutos. Una vez tengan la nave desarrollada todo debería ir más rápido. Empezarían entonces a trabajar en los propulsores, que heredarán parte del trabajo hecho con Falcon 9, y una vez los tengan comenzarían las pruebas con todos los elementos montados para ver si funciona lo suficientemente bien como para poder emprender el ansiado viaje. En el mejor de los casos, si todo sale bien y sin problemas, Elon calcula que podríamos estar hablando de un margen de unos diez años, luego de los cuales estarían listos para la aventura. Aun así, es consciente de que cabe la posibilidad de que no lo consigan y finalmente no puedan ir a Marte, pero asegura que lo harán lo mejor posible para tener éxito. Paralelamente, mientras desarrolla su nave para viajes tripulados, SpaceX también quiere empezar a enviar otras cosas a Marte. Las elegidas serán las cápsulas Dragon, la primera en un par de años y posiblemente una segunda en 2020 según el artículo. La idea es establecer una ruta fija y estar enviando constantemente cápsulas a Marte, e intentar monetizarlo permitiendo que otras empresas u organizaciones lleven al planeta rojo sus experimentos y dispositivos con estas cápsulas. Con estas misiones Dragon la empresa de Elon Musk espera aprender qué es necesario tener en cuenta para enviar grandes cargas a Marte, identificar posibles recursos como agua, localizar zonas de aterrizaje y explorar la superficie marciana. Sólo después de efectuar varias de estas misiones es cuando empezarán a considerar enviar la gran nave tripulada al planeta. ¿Y luego de Marte qué? Esto es poner la vista muy en frente, pero Musk termina su artículo haciéndose esta pregunta. El millonario confía en que con las tecnologías desarrolladas en esta misión, los humanos ya estemos preparados para iniciar una mayor exploración espacial e ir a cualquier lugar dentro del sistema solar.En cualquier caso, también reconoce que para poder llevar a cabo todo esto harán falta grandes cantidades de dinero. Para ello, a parte de inversores privados, SpaceX espera poder obtener un importante flujo de dinero lanzando satélites y colaborando con la NASA en todo lo posible, incluido servicios como el envío de cargamentos a la estación espacial. ¿Lograra finalmente su objetivo? :)

miércoles, 14 de junio de 2017

ARABIA SAUDITA: Todos los caminos conducen a la guerra

Como no podía ser de otra manera, Arabia Saudita - gran patrocinador del terrorismo internacional junto con los EE.UU. - sigue adelante en sus planes para invadir Qatar con la aprobación de Washington, y no oculta su deseo de derrocar al emir Tamim bin Hamad al Thani debido a su manifiesta simpatía por Irán y cuyas declaraciones a favor de mejorar la relaciones con la república islámica, fueron el detonante de esta grave crisis que ha colocado a la región al borde de la guerra. Al respecto, Ali Ahmed, fundador del Instituto para los Estudios del Golfo, citando a fuentes militares anónimas cerca de la frontera con Qatar, afirmó que la decisión de Riad de romper lazos económicos con Doha evidencia la intención que tiene Arabia Saudita de llevar a cabo una invasión a gran escala del país vecino. El experto subrayó que la invasión puede ocurrir mucho antes de lo que se piensa. “Solo fíjense en la frecuencia de los bombardeos sobre Yemen… El momento clave será cuando se reduzca el número de ataques aéreos saudíes sobre las posiciones de los yemeníes, que resisten heroicamente la agresión a su país ante la indiferencia internacional. Esto significará que Riad comienza a concentrar sus fuerzas en la frontera con el emirato para llevar a cabo un ataque sorpresa contra Qatar", explicó. Además de esto, el analista señaló que tanto Donald Trump, como el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson - quienes han tenido vínculos estrechos con la familia real saudita durante los últimos 15 años - van a financiar la invasión de Qatar y las declaraciones del inquilino de la Casa Blanca apuntan en ese sentido. "Sé de buena fuerte que Trump ya ha dicho a los saudíes que no tiene objeciones en sus planes de agresión al emirato", apuntó. El experto precisó que en caso de una invasión, Arabia Saudita será apoyada por Egipto, Emiratos Árabes Unidos y, especialmente, por Bahrein, que tiene desplegados en su costa a los buques de la Quinta Flota de EE.UU. "Desde hace mucho los saudíes están muy enojados con Doha, y así como no permitirán que Yemen termine bajo la orbita iraní, de la misma manera procederán con el emirato y para ello preparan su ocupación", observó. El experto subrayó que Arabia Saudita tiene dos objetivos principales en la región: primero, planea convertir a Doha en un "satélite" dependiente de Riad - como pretende hacerlo con Yemen - ; y segundo, planea apoderarse de las reservas de dinero qatarí."La política del Estado saudita se basa en el robo y el saqueo desde su fundación, puesto que los saudíes eran piratas del desierto y ahora, vuelven a necesitar desesperadamente ese dinero, tanto seguir financiando a grupos terroristas como ISIS y Al Qaeda, como para preparar su guerra de agresión contra Irán. Los saudíes necesitan más dinero que nunca, tras el alcanzado durante la visita de Donald Trump relativo al suministro de equipos militares por valor de 110.000 millones de dólares, por lo que están desesperados por tener mas efectivo, ya que por otra parte, los bajos precios del petróleo han contribuido seriamente a mermar sus recursos", aseveró. Por su parte, el experto en temas del golfo Pérsico, Simon Henderson, en su artículo para Foreign Policy, califica la ruptura de las relaciones diplomáticas con Qatar de un hecho histórico y no descarta que el conflicto pueda servir de pretexto para una guerra entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), por una parte, e Irán, por otra. El objetivo de ambos es Qatar, que desde hace tiempo, no se conforma con la opinión común de los países del golfo Pérsico sobre Irán. Como sabéis, el pasado 5 de junio, Riad y varios otros países árabes rompieron relaciones con el emirato, prohibiendo a los aviones de Qatar volar sobre el territorio saudita, cerrando la frontera terrestre y el tránsito para las naves a través de sus aguas, tratando así de aislarla del resto del mundo. De hecho, expresar un punto de vista favorable sobre Teherán es para los saudíes un ‘acto de traición’ y un motivo de guerra", escribe. Según Henderson, hay varios aspectos que explican las causas de lo sucedido. Ante todo, se trata de las acusaciones de un ataque de hackers contra la agencia Qatar News Agency donde apareció una declaración por parte del emir qatarí, Tamim bin Hamad al Thani, a favor de la normalización de las relaciones con Irán. A pesar de que los periodistas de los medios occidentales se apresuraron irresponsablemente a acusar de hackeo a los 'tradicionales' hackers rusos, el mismo emirato descartó estas acusaciones mientras el experto ofrece otro escenario posible: Qatar se considera víctima de una colusión entre Riad y Abu Dabi que desde hace tiempo mantienen relaciones hostiles con Doha. Henderson recuerda el incidente de 1995, cuando el padre del actual emir catarí Tamim - Hamad - excluyó del poder al padre suyo "por incompetencia y ausencias constantes".Arabia Saudita y EAU calificaron aquel golpe de estado familiar de peligroso precedente para las familias gobernantes del golfo Pérsico y comenzaron a tejer conspiraciones contra Hamad", afirma. En algún momento, sostiene, las tensiones alcanzaron un nivel tal que los Emiratos Árabes Unidos prepararon sus helicópteros de combate para el despegue con el fin de apoyar la posible intentona golpista en Qatar, pero el complot se descubrió. "Así, la actual postura del emir qatarí sobre la amenaza saudita de invadirlos parece bien justificada", expresó el autor. Como respuesta al 'bloqueo' declarado, Irán permitió a Qatar usar sus puertos para importar alimentos y otros productos. Un gesto humanitario al cual los saudíes verán como una prueba de la 'traición' qatarí". El pequeño Estado goza de las segundas reservas de gas natural más grandes del mundo tras Irán, que exporta a diferentes países en Europa y Asia, lo que genera la envidia y despierta los apetitos de los saudíes. Otro factor importante es la presencia en su suelo de la base aérea de EE.UU., que se convirtió en puesto de mando de la campaña estadounidense en Irak y Siria. De acuerdo con el experto, es Washington quien debería desempeñar un papel importante en el arreglo de la situación actual, pero por el contrario, ha hecho publico su apoyo a Riad en esta crisis. "Esa confrontación ha sido una prueba para la poco experimentada Administración Trump. Hace un par de semanas, el príncipe heredero saudita se impuso contra el emir qatarí durante la cumbre en Riad para ponerse del lado de Trump, y ahora Arabia Saudita y EAU tratan de hacer lo mismo en la arena internacional" concluyó. Según numerosos expertos citados por medios rusos, si Arabia Saudita y los EAU decidieran ir "hasta el final" con el objetivo de derrocar a la familia reinante de Qatar, la situación podría desarrollarse bajo dos escenarios. Uno es un largo y duro bloqueo de la península qatari, incluida la vía marítima o la ocupación militar. El bloqueo, como vemos, ya tiene lugar. Actualmente está cerrada la única frontera terrestre de Qatar, a través de la cual el país recibía alimentos desde Arabia Saudita. Es un fuerte golpe, pero no fatal, tomando en cuenta que el emirato tiene una salida al Golfo Pérsico. En consecuencia, en esta etapa, es posible utilizar las vías marítimas con el fin de restaurar el flujo deseado de bienes. Por ejemplo, Irán ya anunció su disposición a comenzar los envíos de productos por mar. Considerando los enormes recursos financieros de Doha, los problemas pueden ser temporales. Pero si se toman acciones más duras, los saudíes pueden recurrir a un intento de bloquear los puertos de Qatar con la marina, lo que se calificaría ya de agresión militar. Para Qatar sería bastante difícil resistir esas medidas con su modesta flota: 4 lanchas rápidas de ataque británicas de clase Vita y 3 barcos de misiles franceses La Combattante III. Todos estos barcos están armados con los misiles antibuques franceses MM-40 Exocet e incluso con la más reciente modificación Mm-40 Blok 3 (de hasta 180 km). Estas naves no se pueden comparar con los barcos, fragatas, corbetas y dragaminas de Arabia Saudita, que combinados con la aviación, podrían aplastar toda resistencia de Qatar. Pero no todo es tan simple como parece. No se puede olvidar un hecho: Irán controla el estrecho de Ormuz. Y si lo bloquea por un período sustancial, Teherán podría llevar a los países del Golfo al desastre económico y a la pérdida de los mercados europeos y chinos de petróleo y gas. Y lo más preocupante para Riad, según expertos, es la poderosa armada iraní, que cuenta con submarinos innovadores. Está claro que una escalada del conflicto no sería favorable para los países del Golfo, por lo que Riad probablemente no se atreva a cruzar la 'línea roja'. Para Irán, por su parte este juego es peligroso por la posibilidad de una intervención militar de Estados Unidos, ya que Qatar acoge su mayor base militar en Medio Oriente. Hay que destacar que si bien a primera vista sería contraproducente que Washington fomente la guerra entre sus ‘aliados’ ya que podría conducir a la pérdida completa de control de la región, lo cierto es que es el primer interesado en atizar el conflicto, ya que le daría por fin una ‘justificación’ para atacar a Irán, un viejo sueño acariciado por décadas, el cual es intensamente ‘estimulado’ por los sionistas en sus planes para controlar el Medio Oriente. Los recientes atentados terroristas en Teherán por parte de ISIS esperando la reacción iraní, apuntan a ello. Por ese motivo, la opción de un escenario militar en la región, parece estar abierta donde Qatar es la excusa e Irán el objetivo ¿Estaremos asistiendo a los preparativos de la primera guerra de Trump? :(

XBOX ONE X: La nueva y más poderosa consola que jamás imaginaste

El próximo 7 de noviembre llegará al mercado la nueva Xbox One X. La primera consola de Microsoft con soporte 4K nativo a 60 fps para juegos es una realidad de la que ya conocemos todos los detalles. Si definimos a la nueva Xbox One X como la consola de sobremesa más potente hasta ahora, no es por capricho. Su ficha técnica es toda una declaración de intenciones a nivel de fuerza bruta para alcanzar el objetivo principal marcado por Microsoft: juego nativo a 4K. Estamos ante la respuesta de la compañía de Redmond a la PS4 Pro de Sony. Para alcanzar tal desempeño, Microsoft ha rediseñado el interior de la consola y muchos de los componentes, en la mayoría de los casos de la mano de AMD y con diseños exclusivos. El procesador se compone de ocho núcleos Jaguar modificados y que trabajan a una frecuencia de reloj de 2,3 GHz. Sin embargo, el verdadero golpe de Microsoft (y AMD) está en la GPU, que alcanza una potencia de 6 TFLOPs , lo mismo que una GTX 1070 de Nvidia y lejos de los 4 TFLOPs de la PS4 Pro, pero mucho más de la Xbox One S, que está por debajo de 1,5 TFLOPs. La base de la GPU la conforman 40 "unidades de computación personalizadas" trabajando a 1.172 MHz. Pero no es lo más impresionante. Más clarificador respecto a la ambición para el juego 4K es el hecho de que cuentan con 12 GB de memoria GDDR5 para un ancho de banda total de 326 GB/s. En el apartado de conectividad, la Xbox One X ofrece entradas y salidas HDMI, compatible con la especificación 2.1, así como con Freesync de AMD, lo que se traduce en compatibilidad plena con el juego y vídeo HDR. Y por supuesto tenemos una unidad Blu-Ray/DVD para contenido 4K nativo tanto de juego como de vídeo, pues la nueva Xbox One X está preparada para recibir contenido 4K en streaming de servicios como Netflix o Amazon Video. Para el sonido contaremos con la tecnología más avanzada actualmente: Dolby Atmos. También disponemos de 3 puertos USB 3.0 plenamente funcionales para usar con unidades de almacenamiento externos. Y todo ello pese a que el disco duro principal es de 1 TB. Una de las dudas razonables de cara a la salida al mercado de la nueva Xbox era la compatibilidad y exclusividad de sus juegos. La nueva consola de sobremesa no es considerada por Microsoft como un modelo que estrene una generación, por ello no habrá corte en el catálogo de juegos. Se confirma por parte de Microsoft lo que ya era un secreto a voces: el modelo de ciclo de consolas actual ha muerto. Es en parte por ello que la nueva Xbox no llega con juegos exclusivos que solo sea posible jugarlos en ella. Su público es el jugador más ambicioso, incluso el que ya está en Xbox One y para el que promete que podrá disfrutar de una calidad mayor incluso en sus juegos 1080p actuales. Aquí no habrá solo escalado a nivel de hardware sino que se da la posibilidad a los desarrolladores de que adapten un título actual para conseguir sacar partido al nuevo hardware y tener 4K nativo. Los nuevos títulos que vaya anunciando la propia Microsoft y sus partners se podrán jugar tanto en la Xbox One como en la nueva consola One X de sobremesa. Lo mismo ocurre con los títulos ya existentes y con los retrocompatibles de generaciones anteriores que ya lo son con la Xbox One. Piensa en la nueva Xbox como una One a la que se ha dotado de mucha más potencia para abarcar un auténtico juego 4K pero a la vez subir el listón en los títulos que no han salido al mercado en 4K desde el principio. Microsoft ya ha confirmado que Gears of War 4, Forza Horizon 3, Minecraft, Resident Evil 7, Final Fantasy 15, Tom Clancy’s Ghost Recon Wildlands y Rocket League, entre muchos otros, recibirán actualizaciones para mejorar su desempeño en la nueva Xbox One Scorpio. Algunos de ellos se mejorarán para que puedan ser jugador a 4K nativo desde el lanzamiento de la nueva consola. La compatibilidad entre Xbox One y Xbox One X también se da en los accesorios, desde Kinect a por supuesto los mandos actuales. De esta compatibilidad hay que sacar lógicamente lo relacionado con títulos VR, donde la nueva Xbox será única dentro del ecosistema Xbox One. Tal y como había prometido, Microsoft tiene previsto que su próxima consola Xbox One X llegue al mercado en plena época de compras prenavideñas. Será a partir del 7 de noviembre, con un precio de 499 euros antes de impuestos :)

TRANSFORMERS, THE LAST KNIGHT: La batalla final

“Dos especies en guerra, una de carne y hueso, la otra de metal. El mundo ha cambiado por completo. La Tierra es un lugar desolado, plagado de edificios destruidos y donde los seres humanos luchan por sobrevivir al conflicto que la humanidad mantiene con los robots alienígenas. Izabella es una de las muchas personas cuya vida cambió drásticamente con la llegada de los extraterrestres. La joven, que se ha adaptado completamente a su nueva vida en las calles, se unirá a Cade Yeager para hacer frente al peligroso desafío que tienen por delante. Y es que, ante dos mundos que colisionan y solo uno de ellos sobrevivirá“ es el prologo de ‘Transformers: The last knight’(El último caballero) la quinta aventura de la exitosa franquicia dirigida por Michael Bay, quien con esta cinta busca revitalizar la lucha entre los humanos y los robots alienígenas, y promete contarnos la historia secreta de Optimus Prime y compañía, así como el porqué están en la Tierra. Pese a que creíamos que sólo llevaban unos años entre nosotros, lo cierto es que los Transformers siempre habían estado ahí conviviendo con nosotros casi desde el principio de los tiempos. Escondidos, camuflados, en las sombras, protegiendo a la Tierra de lo que estaba escrito que llegaría. Durante mil años se han mantenido ocultos. Es la historia secreta... de los Transformers. Bajo esa premisa, la última cinta de Michael Bay nos llevará por la historia de la humanidad y los acontecimientos más importantes vividos por esta, donde siempre encontraremos la presencia de los robots alienígenas. Sobre esa idea se construirá una trama contemporánea que todavía desconocemos, pero que estará marcada por siglos de historia. Mark Wahlberg regresa como el inventor y mecánico Cade Yeager, quien se unirá a la joven Izabella (Isabela Moner), la profesora de Literatura de Oxford Viviane Wembly (Laura Haddock) y el enigmático aristócrata Sir Edmund Burton (Anthony Hopkins) para detener al líder de los Autobots, 'hipnotizado' por una Quintesson. El mundo ha cambiado por completo y sólo una especie se alzará después de la guerra: la de carne y hueso o la de metal. Con fecha de estreno el 23 de junio en los Estados Unidos, Michael Bay ha prometido que ‘Transformers, THE LAST KNUGHT' será la mejor experiencia cinematográfica del año. ¿Te encuentras preparado para esta aventura? :)
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.